Un producto final de calidad a partir de pan y bollería congelada

Es habitual encontrar pan y bollería congelada en Castellón, en sus supermercados, ya que suelen comprar estos productos para descongelarlos o cocerlos y ofrecerlos a los clientes como producto final, en condiciones de sabor y calidad óptimas, pero para lograr esa calidad, es necesario mantenerla y prepararla de la forma correcta. A continuación te explicamos cómo lograrlo.

Haz que tu pan y tu bollería congelada, tenga el acabo perfecto para el cliente final

Es importante seguir las recomendaciones del proveedor, que será quien nos indique el tiempo de horneado y de descongelación que el producto pueda requerir, estos tiempos no siempre son los mismos, ya que dependen de cómo se haya fabricado el producto, normalmente cada proveedor da sus propias indicaciones.

En el caso del pan y bollería congelada, normalmente la recomendación generalizada es conservarlos a unos -18ºC. Por otro lado, la temperatura de horneado suele ser de 170ºC durante 10 minutos en el caso de la bollería y más o menos el mismo tiempo, pero a unos 200ºC en el caso del pan. (No obstante, estos datos son meramente orientativos, insistimos en que es importante consultar al proveedor).

Otro aspecto importante para conservar bien el material congelado es que no debemos dejar que se produzcan descongelaciones para volver a congelarlos posteriormente, ya que esto provocará que las piezas cojan humedad y cuando vayamos a hornearlas, el resultado final, no será el mismo.

En cuanto al proceso de descongelación, lo mejor es que se realice de forma gradual, pasando de 1ºC a 4ºC.

Siguiendo de forma estricta las recomendaciones del proveedor lograremos resultados de calidad óptima en el producto final. Los clientes te lo agradecerán.