El origen de la chapata

Dentro de la gran cantidad de productos que podemos encontrar en el sector del pan y bollería congelada en Castellón se encuentra la chapata. Todos sabemos que el pan es un producto que se consume a diario en muchos hogares y que desde hace siglos es uno de los pilares básicos de una buena alimentación.

Desde tiempos inmemoriales, podemos encontrarnos con infinidad de variedades diferentes de pan, siempre dependiendo de la zona geográfica en la que nos encontremos. Mientras que en unas zonas de oriente medio se estila lo que se conoce como pan de pita así como el pan ácimo (sin levadura), en otros rincones estamos más acostumbrados a las baguettes, barras tradicionales o chapatas, entre muchas otras clases.

Chapata, un pan con características específicas

Si hablamos de chapata, nos encontramos con un pan que tiene sus propias peculiaridades. Se trata de un pan rústico italiano conocido como ciabatta, originario de una zona próxima a Venecia y destaca porque su miga cuenta con una gran cantidad de aire.

Aunque podamos pensar que es un pan que tiene cientos de años, es más bien reciente. Arnaldo Cavallari, un panadero que estaba viendo cómo las tradicionales baguettes francesas dominaban el mercado, decidió tomar cartas en el asunto y crear un pan nuevo que sirviese para hacer buenos bocadillos, mejor que con las baguettes.

Por eso creó la chapata, un pan con la forma adecuada para hacer buenos bocadillos, con una corteza fuerte y resistente para soportar toda clase de ingredientes sin que se reblandeciese. Desde entonces, ese pan se ha convertido en un clásico que consumimos en muchas ocasiones.