3 errores comunes al conservar el pan

Aunque hoy en día tenemos a nuestra disposición excepcionales firmas especializadas en la venta de pan congelado en Castellón, compran cualquier otra clase de pan e intentan conservarlo de diferentes formas esperando que al día siguiente o a los dos días esté en las mejores condiciones.

Algunos errores muy comunes al conservar el plan

Uno de los errores más comunes al intentar conservar el pan es meterlo en la nevera. Para que se mantenga en las mejores condiciones posibles hay que tener en cuenta las condiciones ambientales. Uno de los lugares menos adecuados donde conservarlo es en la nevera porque es donde hay una mayor degradación.

Congelarlo es una excelente opción, pero el fallo radica en dejarlo meses y meses en el congelador o incluso descongelarlo mal. Nunca hay que hacerlo en el microondas porque lo que se conseguirá es que se quede como si fuera un trozo de goma, lo que hará que no quede crujiente y además adquiera una textura chiclosa, muy poco agradable a la hora de comer.

Otro de los errores es ponerlo en una bolsa de plástico. El pan debe respirar y si está recién horneado, lo que se hará dejándolo dentro de una bolsa de plástico es hacer que el calor se condense y que acabe por reblandecer el pan, con una textura muy poco agradable.

Por esa razón es tan importante el uso de pan ya congelado, con lo que no tendremos que preocuparnos en absoluto de su conservación, tendremos siempre pan recién hecho, crujiente y con un excelente sabor.